IV Respiro Azul en Caparacena (Granada)

Del viernes 30 de octubre al lunes 2 de noviembre de 2020, volvemos a los orígenes de nuestro Respiro: el Hotel Amalurra en Caparacena (Granada) acogerá la IV edición de esta experiencia transformadora. ¿Te lo vas a perder?

Si lo que buscas es descanso + liberación + reconexión, ¡estás en el lugar correcto!
Escríbenos para más detalles y cómo reservar tu plaza.

Cómo nació el Respiro Azul

En una conversación entre hermanas surge un bonito deseo con envergadura de sueño:
–¿Por qué no hacer un Retiro? Con toda tu formación, tu conocimiento, tu experiencia, ¡estás obligada a hacerlo!

La más joven, Natalia, es Coach y una enamorada del Quiromasaje. Su hermana Present está formada en Hatha Yoga, Yoga Terapéutico, ECM, TPC, Abdominales sin Riesgo, Coaching…

Hay una palabra que surge, un color: Azul.
Azul es el mar que las enamora a las dos. Azul es el cielo que no tiene límites.

Se suma un tercero que aporta una reflexión:
– ¿Un retiro? Umm… No me gusta la palabra retiro, induce a huida, a escape, a no afrontar lo que hay que afrontar. Y nosotros nos dedicamos a buscar el encuentro con uno mismo, con lo que es.

Le viene a la cabeza una idea, sin pensarlo mucho, sin pasarlo por la mente la suelta:
– ¿Qué tal … Respiro?

Respiro Azul es un proyecto que se fue haciendo por sí solo, de manera natural. Cuando tomas la decisión aparece el cómo.
Ya no es un sueño. Se concretó el Puente de todos los Santos de 2019 y superó nuestras expectativas.

Muchas horas de formación, mucho valor invertido, mucha experiencia acumulada y una indisimulada necesidad de divulgar aquello que nos ha servido. El cóctel de trabajo corporal en diferentes niveles –enfocado a liberar tensiones y descansar profundamente– unido a la gestión emocional y la fijación de objetivos produce cambios, transforma.

Es solo un respiro, un pequeño alto en el camino suficiente para tener claridad y trazar metas más alineadas contigo.

Solo es un comienzo, pero ¡qué comienzo!

El nombre de Respiro Azul

Aparte de lo manido del término, hay algo semántico en la palabra retiro que nos produce rechazo. Retiro induce a apartarse de algo, a huida. Y nada más lejos de nuestro propósito.

Nuestro tránsito por el trabajo corporal, que forma parte en un 80% del Respiro Azul, nos habla de encuentro con uno mismo, con la verdadera esencia, con ese yo auténtico, oculto con los miles de máscaras y disfraces que adoptamos para sobrevivir.

Estiramientos de Cadenas Musculares, Trabajo con el Potencial Corporal y una concepción muy Terapéutica –no exenta de energía– del Yoga, horadan las corazas protectoras del ego. Lo hacen de una manera sutil, pero implacable. El descanso físico es profundo y lo es así, porque llega acompañado de un descanso mental real. Es lo que tiene ir pidiéndole permiso al cuerpo, sin forzar; manejando un paradigma desconocido todavía por muchos, demasiados.

Y es un Respiro porque solo son tres días: y tres días, suficientes para tomar aire y vivir una experiencia de cuerpo y mente, y así desconectar de lo accesorio y reconectar con lo importante. Tres días intensos en descanso, en liberación de tensiones profundas, físicas y emocionales. Tres días para abordar el cuerpo desde otro sitio, con otro concepto, con otra mirada. Con la convicción de que a través del cuerpo accedemos a la experiencia del momento presente y, por ende, a lo real. Con la experiencia contrastada de que cuerpo y mente son uno y que mientras más los hayas distanciado, más fuerte y más especial será su reencuentro.

Azul porque azul es el mar en su inmensidad; azul, porque azul es el cielo, inabarcable. Inmenso, inabarcable como nuestra esencia, como tú.