Natalia Soria

Natalia es el detonante, la guinda, Natalia es el pretexto, el por qué y el para qué: sin Natalia no habría nacido Respiro Azul, no sería lo mismo, sería otra cosa.

Un objetivo en un trabajo grupal de Coaching fue la chispa que prendió en ella y se propagó en sus dos compañeros. Ella es insultantemente joven, pero tiene un trabajo personal profundo, porque desde muy pequeña conoció la pérdida y no tuvo otra opción que afrontarla.

Ella es Coach, le encanta divulgar en redes su conocimiento en Coaching Estratégico, pero sobre todo ama el Quiromasaje y eso se traduce ya no en clientes, sino en fieles seguidores de su trabajo corporal.

Ella tiene una cuenta pendiente con la Sociología, carrera que inició, pero no continuó. Ella puede ser lo que ella quiera, su inmenso potencial solo es comparable a la entrega y talento de sus reparadores masajes.

Natalia es un “lujo”, lleno de frescura en Respiro Azul.

El nombre de Respiro Azul

Aparte de lo manido del término, hay algo semántico en la palabra retiro que nos produce rechazo. Retiro induce a apartarse de algo, a huida. Y nada más lejos de nuestro propósito.

Nuestro tránsito por el trabajo corporal, que forma parte en un 80% del Respiro Azul, nos habla de encuentro con uno mismo, con la verdadera esencia, con ese yo auténtico, oculto con los miles de máscaras y disfraces que adoptamos para sobrevivir.

Estiramientos de Cadenas Musculares, Trabajo con el Potencial Corporal y una concepción muy Terapéutica –no exenta de energía– del Yoga, horadan las corazas protectoras del ego. Lo hacen de una manera sutil, pero implacable. El descanso físico es profundo y lo es así, porque llega acompañado de un descanso mental real. Es lo que tiene ir pidiéndole permiso al cuerpo, sin forzar; manejando un paradigma desconocido todavía por muchos, demasiados.

Y es un Respiro porque solo son tres días: y tres días, suficientes para tomar aire y vivir una experiencia de cuerpo y mente, y así desconectar de lo accesorio y reconectar con lo importante. Tres días intensos en descanso, en liberación de tensiones profundas, físicas y emocionales. Tres días para abordar el cuerpo desde otro sitio, con otro concepto, con otra mirada. Con la convicción de que a través del cuerpo accedemos a la experiencia del momento presente y, por ende, a lo real. Con la experiencia contrastada de que cuerpo y mente son uno y que mientras más los hayas distanciado, más fuerte y más especial será su reencuentro.

Azul porque azul es el mar en su inmensidad; azul, porque azul es el cielo, inabarcable. Inmenso, inabarcable como nuestra esencia, como tú.

Recomendaciones para practicar desde casa

Antes de nada, recordarte que yo sí tengo que verte, por lo que necesito que enfoques la cámara de tu dispositivo hacia tu espacio de trabajo, y así asegurarme de que sigues bien la práctica.

Preparación del espacio: necesitas una habitación calentita (al relajarte, baja la temperatura corporal), apoyarte sobre una superficie firme y aislante (preferentemente antideslizante, como una esterilla de yoga; una alfombra cómoda puede valer, o una manta incluso si necesitas un poco más de ‘amortiguación’ para tu columna) y suficiente amplitud para que puedas mover brazos y piernas en cualquier dirección (prueba a moverte como si hicieras una mariposa en la nieve).

Materiales: En ECM utilizamos también materiales específicos y artesanales para determinadas posiciones. Te aportamos soluciones caseras como alternativa. Ten siempre a mano algún bloque (libros forrados pueden servir), toallas y/o cojines varios, una manta por si te entra frío. Iré poniéndote alternativas a materiales como el rodillo o la pelota.

Algunos conceptos básicos: necesitas haber integrado ya algunas ideas como la anteversión/retroversión de pelvis, el eje del brazo/pierna, «colocar» la respiración, etc.

¿Embarazada? Puedes realizar las sesiones (cuidado con las pocas posiciones boca abajo), eso sí con la precaución de moverte más –no permanezcas mucho rato quieta, si no estás cómoda– y estar especialmente atenta, a la escucha para hacer tus pausas, respirar, etc.

Y recuerda siempre: no fuerces, no sobrepases nunca tus límites (sensación de pinchazo, quemazón, desgarro). A veces el estiramiento puede ser incómodo (sentir la tensión, notar entumecimiento, cosquilleos, respiración que se altera, etc.) pero no se trata de «soportar», cuídate.

Beneficios de los Estiramientos de Cadenas Musculares

  • Al liberar tensiones disfrutas de un descanso profundo
  • Cuidas tu columna vertebral, eliminando o reduciendo muchos dolores de espalda
  • Regulas el sistema nervioso
  • Liberas la respiración
  • Previenes lesiones en el deporte o en la vida diaria
  • Favoreces la circulación sanguínea y linfática
  • Alineas tu corporalidad de forma natural
  • Al alargar la musculatura y darle descanso, la preparas para optimizar luego su rendimiento
  • Puedes disfrutar de la práctica y sus beneficios a cualquier edad y con cualquier complexión física, incluso con lesiones
  • Propicias una rápida y profunda calma mental
  • Despiertas los sentidos, la consciencia sensorial
  • Aunque se realiza en grupo, ECM es una práctica individual donde tiene mucho que ver tu apertura, disponibilidad y confianza, no hay resultados previsibles